Los artículos 
Hi-Tech
Los automóviles
El business y las finanzas
Los electrodomésticos
La casa y el apartamento
La medicina
La moda y el estilo
La psicología
Diferente
El deporte
El turismo
La técnica digital
La psicología de la persona   La psicología de las relaciones   
La navegación
La publicidad

















































Si

correctamente ponéis los objetivos

El objetivo correctamente formulado es un primero paso en el camino a su realización. Incorrectamente formulado – enfrente, nos aleja sólo de aquel, a que aspiramos. Por eso aprender poner ante él los objetivos correctos es un de los momentos claves en el camino al éxito.
¿Parecería – que difícil para poner ante él el objetivo? ¿Y acaso puede el objetivo, que ante él hemos puesto, ser "incorrecto"? Parece A primera vista que todas las complicaciones, con que podemos encontrarnos, nos acechan en la etapa del logro del objetivo, si pero de ningún modo en la etapa de su planteamiento. ¿Así esto?
No, no así. El objetivo correctamente formulado es un primero paso en el camino a su realización. Incorrectamente formulado – enfrente, nos aleja sólo de aquel, a que aspiramos. Por eso aprender poner ante él los objetivos correctos es un de los momentos claves en el camino al éxito. ¿

Los objetivos, por que deben ser?

Ante todo, InfoAdvisor.net sobre el ejemplo explicará que tal apunta. A menudo lo que llamamos los objetivos, es solamente los deseos. «Quiero mucho ganar», «quiero verse, como el fotomodelo» - todo esto del deseo, aunque podemos contar sus objetivos. Los deseos, a diferencia de los objetivos, son inconcretos. ¿Es "mucho" cuanto? «¿Como el fotomodelo» es como? Las formulaciones semejantes imprecisas se acercan para los deseos abstractos, pero no tiran de ningún modo al objetivo. «Quiero ganar 5 (10, 25) mil de dólares por mes» o «quiero tener las proporciones 90-60-90» es ya es propio más del objetivo. Así, la primera regla: el objetivo debe ser concreto.
La regla segundo: el objetivo debe ser realista. Esto no significa que es necesario hacerse entrar en unos límites. Que los objetivos serán valientes, malhablado, lejos que van. Pero si a los deseos y los sueños nos permitimos llevarnos por las fronteras de la realidad, los objetivos deben quedarse en sus límites. Por ejemplo, «quiero que de mí se enamoren todos los hombres» (o «las todas mujeres») es no el objetivo realista, ya que hasta la mujer más atractiva o el hombre más atractivo no aparecerán a alguien sí atractivo. El objetivo puede hacerse en este caso, por ejemplo, la habilidad fácilmente y atar desenvueltamente los contactos con el sexo opuesto, o la posición del compañero de la vida, o, al fin, el encuentro de la seguridad en sí mismo y la sensación de propio atractivo.
La regla tercero: la realización del objetivo debe depender de usted y solamente de. «Quiero ganar un millón de dólares en la lotería» es no apuntes, porque el premio en la lotería no depende de usted de ningún modo. Si ponéis ante él "los objetivos", que realización no depende de usted de ningún modo, os arriesgáis así nunca de ellos no alcanzar, y adquirir en resultado la ofensa sólo amarga al destino. Por eso, si queréis haceros realmente con un millón de dólares, tenéis que poner ante él el objetivo de un modo o de otro ellos ganar.
La regla cuarto: el objetivo debe "calentar". Le parece que habéis palpado el objetivo correcto – concreto, realista, que realización depende de usted. Ahora cierren los ojos y presenten: se ha realizado. ¿A Ud es bueno? ¿Calurosamente sobre la ducha? ¿Le ha hecho es feliz? El busilis consiste en lo que con frecuencia nuestros objetivos no son en realidad nuestros, y nos son dictados de afuera – los padres, el ambiente, la opinión pública, la publicidad, al fin. Pero si realmente tenéis que proteger la tesis de candidado a doctor, como de esto quieren; competir papá y mamá en los éxitos de carrera con los amigos y las conocidas; ¿comprar el automóvil a la moda o descansar en el balneario a la moda? La tesis, y la carrera, y el balneario a la moda son los objetivos completamente dignos, pero sólo en caso de que es sus objetivos, si queréis realmente esto, y queréis con el alma. Si en realidad soñáis con el trabajo del maestro de aldea o de que organizar el refugio para los animales, todas las cosas enumeradas no añadirán a usted la felicidad. InfoAdvisor.net insiste en lo que en este caso tenéis que o por completo revisar la vida o, por lo menos, encontrar un modo de realizar los objetivos en los límites de aquella vida, que conducís ahora.

La formulación de los objetivos – la precisión y la actualidad

Supondremos, vosotros han premeditado bien y han encontrado algunos objetivos, que corresponden a las exigencias enumeradas. La tarea siguiente – es correcto de ellos formular. Más vale alejarse para esto al ordenador y armarse de la mano y el papel. ¿Por qué? Porque, formulando los objetivos, nos dirigimos no sólo y no tanto a la conciencia, es cuánto a la subconsciencia, y la subconsciencia es mucho más fácil convencerlos diligente propisyvaniem de las palabras sobre el papel (como de la infancia), que mecánico otstukivaniem sobre el teclado.
Así, formulamos los objetivos. Aquí hay también algunas reglas.
En primer lugar, el objetivo debe ser formulado en el presente. No «quiero ganar tanto por mes», y «gano». Esto se ve poco insólitamente, pero tiene el sentido profundo. ¿Nos comunicamos con la subconsciencia, recordáis? Así, las formulaciones semejantes acostumbramos la subconsciencia a lo que nuestro objetivo se realiza seguramente; tenemos una seguridad de propio éxito; y la persona segura de propio éxito, como es conocido, puede crear los milagros.
En segundo lugar, en la formulación del objetivo no deben ser las vueltas negativas – a saber, la subconsciencia de ellos no ve cualesquiera "no" - porque simplemente, no percibe. Es decir «no fumo» es un objetivo malo, porque la subconsciencia, lo más probable, dejará pasar la partícula "no" felizmente. Y ahumaréis del cigarrillo, como antes, asombrandose que no le consigue dejar de ningún modo. Por eso todas las negaciones debe pereformulirovat – por ejemplo, así: «soy libre de la costumbre del fumar».
En tercer lugar, el objetivo debe ser formulado muy precisamente. Recordamos nosotros los cuentos diferentes, donde los héroes tiraban una plancha porque no sabían precisamente formular los deseos. Se imaginen que, formulando los objetivos, os dirigís a nekoemu al ser, que comprende todo completamente literalmente (¿en realidad, así y es – recordáis sobre la subconsciencia?). Por eso si escribís en calidad del objetivo: «hago la reparación en el apartamento», - esto no duden, haréis la reparación. Pero no el hecho que lo haréis. Otro ejemplo: «adelgazo» - y este proceso puede extenderse en el tiempo infinitamente. ¿Pero ya que queréis no adelgazar y no hacer en realidad la reparación en el apartamento – sois interesados por el resultado, correctamente? Aquí formulen los objetivos como corresponde.
¿Han formulado? ¿Han anotado? Ahora copien 10 veces. Podéis no seguidamente, y, volviendo a esta ocupación cada vez, como saldrá el tiempo un poco libre. Veréis aquí, en el proceso perepisyvaniya los objetivos conseguirán modificarse – y crean, esto irá por ello solamente a la utilidad.
Ahora, cuando a usted en las manos la hoja de papel con los objetivos, exactamente anotados sobre ello, InfoAdvisor.net recomienda pensar que podéis hacer para el logro cada uno de los objetivos exactamente ahora. Y bien, en caso extremo, mañana por la mañana. Esto puede ser un muy pequeño pasito. ¿Queréis más de ganar – puede ser, debe hablar con el boss sobre el aumento de su salario? O comenzar buscar otro trabajo (¿y, digamos, exactamente ahora ocuparse del currículum vitae)? ¿Queréis encontrar al compañero de la vida – puede ser, el día de la mañana comenzar de la visita al salón de belleza? ¿O instalar el cuestionario en el sitio de los conocimientos? ¿O pedir a las amigas presentarle con alguien? ¡Crean, que global ni era su objetivo, se puede romper la vía a ella en los pasos muy simples, el primer de que se puede hacer … Correctamente, es ahora!

Y último. Conserven la hojuela, sobre que habéis anotado los objetivos. Y de vez en cuando los recuenten y comprueben: ¿y si le continúan calentar? Ya que el tiempo va, os cambiáis, se cambian sus prioridades. La habilidad de poner ante él los objetivos correctos sobreentiende la habilidad de negarse a aquellos de ellos, que han dejado de ser actuales. ¡No se hacéis por el esclavo una vez las decisiones aceptadas! Si el objetivo ha dejado de calentar – es el momento más oportuno de poner ante él nuevo.
¡ Los suertes!
Lean también
Los nuevos artículos
Esto es interesante

Como revienta la pompa de jabón, el retiro disminuido.