Los artículos 
Hi-Tech
Los automóviles
El business y las finanzas
Los electrodomésticos
La casa y el apartamento
La medicina
La moda y el estilo
La psicología
Diferente
El deporte
El turismo
La técnica digital
El diseño del interior   Los animales de casa   La cocina   Los muebles   Las plantas   La reparación y el acabado   Del fontanero   Haz   La familia   Hoztovary   
La navegación
La publicidad

























La cultivación hatiory

¿Hay tales plantas de salón asombrosas e insólitas, habiendo mirado en que, inmediatamente piensas, cómo podían encontrarse en general sobre la peana entre los aloes, habituales al ojo, y el geranio? Hay a veces unas copias completamente originales, delante de que pasar en la tienda muy difícil – y apetece adornar con ellos la casa. Sukkulent hatiora de la familia de las cácteas – una de tales plantas.

La patria de la flor – Brasil bochornoso. Por la popularidad grande a los floricultores hatiora es obligada al aspecto exterior estrafalario. Se ve como el manojo fuerte que se ramifica abundantemente de los tallos, que consisten de los segmentos, utolschennyh sobre el fin. Las hojas cerca de la planta no existen, pero durante el florecimiento hatioru adorna la multitud de flores saturado de color amarillo. Para ver este espectáculo milagroso, el floricultor tiene que aplicar algunos esfuerzos. Como hacer hatioru florecer, contará InfoAdvisor.net.

El cuidado de la planta

La iluminación.

A la luz solar, y a la sombra hatiora se refiere lealmente. Óptima para el crecimiento de la flor es la iluminación mezclada. Que entre día sukkulent se encuentre bajo el sol, y en zatenenii, lo ponen a las ventanas que salen al occidente o los este. La cara sur se acerca no muy hatiore, puesto que los rayos abrasadores del sol pueden dejar las quemaduras en sus tallos, que al mismo tiempo son y listikami. Con la iluminación moderada la flor crece bien, en el lugar oscuro crece considerablemente más despacio y las huidas no produce.

La temperatura.

Hatiora se siente bien a la temperatura interior y es tolerante a sus saltos de agua. Sin embargo para conseguir el progreso evidente – el crecimiento y el florecimiento abundante – es necesario abastecer sukkulentu la temperatura moderadamente caliente de 18 hasta 23°C. Los saltos de agua de la temperatura durante el día van hatiore solamente a la utilidad, por eso del medio del abril y hasta otoño avanzado la planta madurarán al aire abierto (al balcón o en el jardín). El fresco de noche y del día estimulan calurosamente la flor crecer más rápidamente.

En el otoño hatiora 1–2 meses descansan y recobra nuevas fuerzas ante un próximo florecimiento. Por los pequeños colores hermosos le alegrará en invierno. Durante el descanso para sukkulenta encuentran el lugar frío con la temperatura en la banda rigurosa 10–15°C. Tales condiciones son necesarias a la planta para la formación de los riñones. Después de la terminación de la invernada hatioru incluyen en el local caliente y comienzan a regar, y ya completamente pronto la planta asombrará los circunstantes con las yemas brillantes amarillas.

Se puede controlar el florecimiento sukkulenta en cierta medida. Es necesario notar para esto, cuánto tiempo a hatiory ocupa el período entre la salida de la tranquilidad y el florecimiento. Para la regulación consciente del florecimiento la invernada sukkulentu convienen antes o más tarde.

La humedad del aire.

Los índices de la humedad del aire tienen la importancia para hatiory solamente en un fuerte calor sofocante, cuando un vidriado se hace insuficientemente. Que la flor no comience a "ahogarse" del aire resecado, la posición corrigen por medio de melkodispersnogo del vidriado a través del pulverizador. Pero no el único modo de refrescarlo hatioru en el calor sofocante. Se puede lavarla ligeramente bajo la ducha, disponer cerca del aljibe o poner en la capacidad llenada húmeda mhom, el guijarro y keramzitom.

El vidriado.

En la estación del año caliente hatioru riegan abundantemente. Es vinculado esto a sus rasgos fisiológicos: cerca de la flor las huidas carnosas y jugosas, que tienen necesidad regularmente de la humectación. El déficit de la humedad influye mal sobre el estado sukkulenta: sus huidas smorschivayutsya comienzan usyhat. Es importante reaccionar En este caso a esta señal lo antes posible: el vidriado oportuno ayuda la planta rápidamente recobrarse. En respuesta a la ausencia larga del vidriado hatiora arroja los segmentos.

El vidriado reducen en otoño, cuando el crecimiento activo sukkulenta se disminuye y cerca de la flor comienza el período de la tranquilidad. Sin embargo y en este momento es necesario regularmente comprobar, si se ha resecado no muy de tierra quien para en caso de necesidad un poco humedecer.

Riegan la flor suave otstoyannoy por el agua, que excesos vierten obligatoriamente, en caso contrario las raíces hatiory pueden pudrirse

El sustrato.

Hatioru es posible sin vacilar desembarcar en el terreno universal para los cactos y sukkulentov. De buen grado el sustrato para la planta mezclan independientemente. Unen para esto en las porciones iguales tierra en hojas, el césped, la arena y el mantillo. Las exigencias básicas al terreno para hatiory – la friabilidad y la permeabilidad de aire. Para hacer el sustrato menos pesado y denso, añaden allá la muela un poco de ladrillo y la turba.

El transbordo.

Hatiora será bueno sentirse en el puchero, así como en el florero destinado a las plantas colgantes. La capacidad demasiado profunda o grande en el diámetro sukkulentu no es necesario. En la elección del puchero para hatiory se orientan que para las raíces en ello haya aproximadamente 1 cm del espacio libre.

Es necesario trasplantar la flor joven cada año después del florecimiento con la llegada de la primavera. Los adultos sukkulenty envían a un nuevo domicilio de 1 vez en 2 – 3 años. Grande hatioru, de que es difícil hacer manipulaciones cualesquiera, trasplantan la vez en 4 – 5 años.

La fertilización.

La flor tiene necesidad de la fertilización durante el crecimiento activo y el florecimiento. El abono mineral para hatiory debe contener el mínimo del nitrógeno y el calcio. El exceso del nitrógeno es peligroso para sukkulentov y los cactos: es demasiado agresivo la sustancia funciona a las raíces de este tipo de las plantas, provocando su putrefacción y la atrofia. Por eso a la compra del abono para hatiory debe escoger el medio con tal correlación: el nitrógeno (N) – 9, el fósforo () – 18, el potasio () – 24. Para la fertilización usan polovinnuyu la dosificación. El abono aportan durante el vidriado 2 veces durante un mes. Durante la tranquilidad hatioru no sobrealimentan.

La reproducción de la flor

Recibir la posteridad de hatiory no compondrá el trabajo grande. Es necesario hacer arraigar para esto un de sus segmentos. A veces las partes vetochek, cayendo a tierra, echan las raíces independientemente. En el terreno húmedo para los cactos o en la mezcla de la turba y la arena bien y se arraigan rápidamente los segmentos que consisten de algunas partes.

Las consecuencias de la partida insuficiente

Aunque la cultivación sukkulenta no exige condiciones cualesquiera especiales, a veces la flor comienza a portarse no así, como nos quisiera. La causa se hace aquel la desviación de las reglas básicas del cuidado hatioroy. Aquí los problemas más difundidos:

  1. smorschivayutsya los segmentos, caen las yemas que no se han abierto – la flor recibe la cantidad insuficiente de la humedad, y la temperatura del aire bajada redobla solamente la situación.
  2. La ausencia del florecimiento, la cantidad pequeña de las yemas – el terreno empobrecido (el déficit alto de las sustancias nutritivas en ello), las condiciones no convenientes para el descanso sukkulenta ante el florecimiento (demasiado calurosamente y/o es demasiado húmedo).
  3. Los segmentos separados en vetochkah sukkulenta smorschivayutsya, además de tierra quien es bastante humedecido – el aire resecado en un local cerrado.

Las enfermedades de la flor

El peligro principal para la planta exótica es presentado por las infecciones llamadas patogenami de hongos o el origen bacterial.

La infección de la naturaleza bacterial al principio se manifiesta por la mancha pequeña "mojada" y escurridiza sobre un de los segmentos hatiory. Dentro de un tiempo la mancha se "corre" y a los segmentos vecinos vetochki. La práctica muestra que los antibióticos no traen el resultado debido, por eso la parte enferma sukkulenta quitan en la medida de lo posible. Cuando es sorprendida el área demasiado grande de la planta o la infección perniciosa "ha salido" directamente en razon del tallo se queda solamente romper, por desgracia, el mango sano y fuerte y criar de él la nueva planta.

Cuando el estimulante de la enfermedad es el hongo, se desarrollan fuzarioz y el fitoflúor. Fuzariozom hatiora comienza a estar enfermo, si los microorganismos patógenos penentran en su tela a través de ranki sobre los tallos o a través de las aberturas después de las picaduras de los insectos. De la enfermedad se libran por medio de los medios fungicidas.

Los estimulantes fitoftory caen en la tela sukkulenta del terreno contagiado. El peligro grande presentan en primer lugar para radical sheyki las plantas. El primer síntoma característico de la enfermedad se hace el marchitamiento de la planta, que riegan regularmente en el volumen suficiente. Además los segmentos hatiory decoloran, adquiriendo el matiz grisáceo. La flor curan por los medios fungicidas destinados a la lucha contra los microorganismos de hongos.

La bella hatiora puede hacerse la víctima schitovki, plano rojo pautinnogo de la garrapata, el coco harinoso y belokrylki. La planta reacciona a los huéspedes no invitados por la aparición del terreno de las manchas amarillas en vetochkah y la atrofia de los segmentos separados. A la aparición de estos síntomas inquietos sukkulent es necesario escrupulosamente examinar. Después del descubrimiento del saboteador recogen los preparados correspondientes para la lucha contra él.

Lean también
Los nuevos artículos
Esto es interesante

Veloprogulka por los acantilados Irlandeses: el campeón del mundo por la bicicleta Steve Peat montañosa y el fotógrafo Victor Lucas